Promoción Cultural: Un posible camino que no fué


En mis tantos desvaríos de cómo integrar la música y la administración, se me ocurrió pensar en estudiar Gerencia o Promoción Cultural. ¿Serviría para eso?
 En verdad posible es todo. Hay que recordar que todo lo que vemos en la realidad partió de la idea de alguien. Ese que no se dejó vencer, que trabajó a paso de hormiga para llevarlo a cabo. Porque como dice la canción, ¿Quién fue el primer valiente que durmió bajo el techo que construyó?

Y seguro que intuyes a dónde voy a llevarte, ¿verdad?. A que veas la fuerza que debes tener si tu corazón te empuja a un curso de acción. Sobretodo, si es poco convencional.
Será quizás, la primera vez que te decepcione. Porque no fui a España a hacer la maestría en Promoción Cultural y mucho menos la estudié aquí en Venezuela.
En si, no me arrepiento. Creo era en partes lo que correspondía. Porque esa Sheila de hace 20 años decidía sobre muy pocas cosas de su existencia. Lo frecuente era dejarme llevar y con eso estar muerta en vida.
Era común contar los pollos antes de nacer. Pero eran negritos y tristes, siempre con la cabeza gacha. Con un aire pesimista. O muy asustados.

https://giphy.com/embed/Ke8zQdri9kBPy
via GIPHY

Tan sólo me hubiese bastado averiguar, ¿Alguien que se gradúa en Promoción Cultural, que hace realmente? A veces me da por pensar que cuando por temor te empeñas a separarte de una pasión, Di-s sonríe y te tiene una sorpresita.
Según la física cuántica, dónde todos los cursos de acción coexisten en un mismo universo, la Sheila que se graduó en eso, no se montó en un escenario. Al menos no para tocar.
Por eso no hay arrepentimientos. Estoy francamente contenta con mis resultados de hoy. Total, en cada área de conocimiento también hay infinitas posibilidades… Y combinaciones.

¿Cómo haces para tomar una decisión que sospechas es trascendente?

Yo te puedo contar cómo hago un poquito yo. Lo primero es despojarse de cualquier sombra o vestigios que te vas a equivocar. Si te digo que todas las decisiones son correctas, ¿Me creerías? Pues así es.
Salvo que seas bien masoquista (que existen, los conozco), pues siempre tomas un curso de acción con las mejores intenciones. Para ti y para los demás. Y no hay elecciones 100% garantizadas porque no conoces todas las variables con exactitud. En dos platos, haces lo que piensas te conviene mejor. Y si eres bueno contigo mismo, ¿por qué habrías de apostar a un fracaso?
Luego, aquí entre nos a mi no me funciona la típica lista de pros y contras. Soy tan pero tan creativa, que escribo 150 líneas en cada columna y aún así, no decido nada.Si quieres intenta tú con ella, pero si no te funciona, no me digas que no te lo advertí.

Mejor ver el peor escenario (Más o menos como los pollitos asustados de arriba). Pero sin quedarse pegada en los miedos, ¡No señor! Es más preparar una especie de balsa salvavida por si algún naufragio no planificado  sucede de pronto,

Y el paso final y más importante es hacer algo. Es lo que más me ha costado aprender. Deja también camino libre y espacio para tu sexto sentido. Ese que te hace miles de señas y casi siempre  haces el menor caso.
¡Actúa y muévete!  No dejes tantas cosas para después. Recuerda que nada está garantizado en esta vida.
 
Cuéntame qué camino dejaste de tomar y como te verías a ti mismo si lo hubieses seguido. Me encantará leer tu historia.

Sígueme
  Sígueme en Likedin Sígueme en Twitter

Foto de imagen de cabecera cortesía de https://www.tripadvisor.ca

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.