Efecto Mozart: Para sentirte mejor


A Jorge Luis Díaz R.
Hablar sobre Efecto Mozart creo que honestamente es algo de otro nivel. No soy músico terapeuta. Tampoco psicólogo. Pero es lo que se me ocurre abordar para explicarte científicamente porqué soy así.
Lee de arriba a abajo y tenlo como un as bajo la manga. Porque al parecer sirve absolutamente para todo. Sólo que no quiero llegar allí sin contarte cómo me relacioné con la llamada música clásica. Su nombre debería ser más bien música académica. Y los músicos formados sabemos las diferencias.
Como te dije antes, yo no tenía acceso al tocadiscos de la casa. Escuchaba lo que ponían. Y cuando por fin parecía que iba a poner mis propios cuentos de Disney, llegó mi papá a la casa con un nuevo aparato de sonido. Sofisticado y completo. Delicadísimo y complicado para una niña de 7 años. Así que ni de chiste podría yo con eso. Era mejor esperar a crecer.
El aparato en cuestión traía un Cassette (más de uno no sabrá a qué me refiero con esto) con una grabación que después supe era un extracto de la Sinfonía Nro. 40 de Mozart. Eso si, tocada por un ensamble de jazz. Era un demo, era corto. Pero quedé fascinada y prendada.
Mi hermano también comenzó a escuchar algo de esa música en casa. Y pues tuve esa aleatoria exploración en esos instrumentos de gama marrón, con gran cuerpo y sonido. El boom del efecto Mozart fue mucho después de eso.  Aproximadamente a principios de los noventa. Pero igual tuve bastantes beneficios de esa exposición. Al menos eso es lo que quiero creer y me parece válida la teoría.
¿Cómo podría explicar que todos mis hermanos fueron inscritos en clases de música y la que de alguna manera se dedicó a ello, soy yo? Les dio sensibilidad eso si. Oído y buen gusto también. Pero no se aventuraron a hacer nada más con eso. Fué una incursión rasante. Y nada más.

Entonces, ¿El efecto Mozart en si que es?

Yo, cuando daba clases de creatividad y técnicas de estudio en la Universidad me apoyé en un curioso libro llamado SuperAprendizaje. Había sido de mis lecturas de “recreo” mientras estudiaba negocios. Yo inocentemente quería tener herramientas para rendir académicamente. Y vaya que lo conseguí allí bastantes tips e información.

Allì hablaban de las terapias alternativas usadas por un Doctor llamado graciosamente Tomatis y publicados posteriormente en la Universidad de California en 1993.

La música de Mozart, este genio de Salzburgo, producía según él, efectos curativos a depresiones, síndromes nerviosos y un sin fin de padecimientos documentados por ese Doctor. Y funcionaba.
Ahora hay quien dice que era Mozart el que desesperadamente estaba tratando de sobrevivir a sus tics, componiendo esto. Es decir, habría concebido el efecto Mozart justamente para autosanación. ¿Sería eso posible?
Mira la cita que conseguí de un compositor llamado Rossini:
“La música es especie de medicina que se debe administrar en dosis precisas. Yo tomo a Beethoven dos veces por semana. Haidyn cuatro veces. Pero Mozart todos los días.”

Por supuesto como toda teoría también tiene sus detractores. Al parecer otro bando dice que crea condiciones sólo para mejorar el aprendizaje. Mas no ha habido estudios concluyentes de que te hagan exactamente más inteligente. Es muy costoso el seguimiento que habría que hacer. Tal vez por eso, no lo han hecho.

Pero a mi si me funciona.

Y yo no me quedo con nada de lo que me funciona, como si fuese secreto industrial. Me gusta apoyar y que la gente consiga opciones dentro de esta  vida de caos. Y claro que le iba a regalar eso a mis estudiantes para que tuviesen un éxito académico. En el mundo competitivo, vence el más preparado, el que se adapta más. Para nada el más fuerte.
Entonces todos lo supieron siempre. ¿Y en un escritor crees funcionaría? ¿Los médicos? ¿Un diseñador? ¿Un programador? No hay garantías. Pero al menos daño no te va a hacer experimentarlo. Y no sólo sería escuchar a Mozart, sino mas bien la música que te mueve, que te conecta y te gusta. Leí no hace mucho acerca de eso.

Como siempre todo depende de ti y tu proceso creativo.

Porque si detestas a Mozart a morir, como mi brillante compañero de clases en Historia de la Música a quien dedico esta crónica, mejor ni lo intentes.
No comprendía muy bien como algunos dicen que la música académica le produce sueño. Pero en la vida es así: Hay de todo para todos los gustos y es una gran idea explorar acerca de tu lista top ten de canciones.
Salva la vida. Dicen.

Sígueme
  Sígueme en Likedin Sígueme en Twitter

Anuncios

7 Replies to “Efecto Mozart: Para sentirte mejor”

  1. Es Así, la música tiene reacciones maravillosas en mi vida y la música académica sí ayuda, como lo dice el maestro Rossini, cada compositor da un efecto distinto en mi ser con sus interpretaciones. Excelente tema, gracias por compartirlo!

    Me gusta

  2. Hola Adriana, bienvenida cuando quieras a estos espacios de ensueño que compartimos. Que gentileza de comentar. Bendecidas somos por haber logrado con nuestro estudio, disciplina y arte esa sensibilidad. Un abrazo enorme para ti

    Me gusta

  3. Otro gran talento para Sheila. Muy buena historia.

    ¡Felicidades!

    ¡Gracias por la dedicación! Sabes que soy fanático de Vivaldi (barroco) y Chopin (romanticismo) “…a morir” (risas).

    Un abrazo afectuoso.

    Me gusta

  4. Hola, hasta que me lees (Risas). Si lo sé, ese mundo barroco lo compartimos completamente. ¿Será por nuestro instrumento adorado? Siempre la mejor música será la que más disfrutas y te recuerda a ti mismo. Nuestras clases de historia son en verdad inolvidables para mi. Un gran abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.