La vida es tan fácil como una receta


Los platillos que cocina mi mamá son tan buenos, que nos hemos puesto a pensar en hacer un recetario íntimo y distribuirlo entre nuestras familias, conocidos y allegados. Lo hemos postergado. ¿Y sabes el por qué?

Porque nos hemos dispersado y cada quién en la casa anda pendiente de otras cosas. Para mi misma no es sencillo hablar de proporciones ni medidas. Resulta que cocinando soy sumamente intuitiva, muy al estilo de mi madre.

 

¿Y cómo es un cocinero intuitivo?

Bueno, ese que cocina tipo “abuelita” y cuando tú le preguntas cómo hace las cosas, te responde: Eso lleva un poquitito de esto, un toque de aquello, una pizca de lo otro y así sucesivamente.

¡Ay altísimo! ¿En qué manual de cocina aparece la equivalencia de poquitito, toque y pizca? ¡Así nunca me saldrá igual la receta!

Cuando tenía mi negocio gastronómico, llamado CoNtRaLtO a veces mis clientes me preguntaban acerca de una preparación. Y en verdad algunas veces pasaba la pena del siglo, al no saberles explicar con demasiado detalle acerca de las medidas.

Y es que Liselotte Salinas me comentó una vez que los recetarios son textos de suma precisión. En ocasiones los que los publican, no ponen a “prueba” en verdad si de acuerdo a la explicación y detalles el resultado sea el esperado.

Ella en el tema de sus fotos más de una vez tuvo que corregir textos de ese estilo. Hasta que se dio cuenta que era una misión aparte…  que una cosa era editar el texto de la receta y otro ponerle imágenes provocadoras. Esto último si era su trabajo.

En fin, en verdad mi punto es que para hacer las cosas lo que tienes es que poner enfoque y energía. Proponerte hacerlas. Y eso puede conllevar a que hagas un plan de acción. Y desde luego seguirlo.

Vamos entonces a explorar los pasos que harán que todo sea más fácil.

Pensemos por un momento que en efecto, lo que queremos es hacer ese recetario familiar o cualquier proyecto. Entonces, ¿por dónde empezamos?

1. ¿Cuál es el resultado que quiero lograr?  Suele decirse que el camino comienza por el primer paso. Pero yo, de original y todo comenzaría por el último.

Porque ya teniendo concretamente el fin del camino, me trazaré las estrategias, acciones y tareas para llegar a él. Cosa sumamente importante.

2. ¿Qué tengo y no tengo en este momento para lograr lo que quiero? Muchos proyectos se paran o se mueren antes de nacer por saltarse esto justamente. O bien porque no hay un análisis real de  quién eres / qué tienes o por pensar que lo que necesitas es inalcanzable.

Sobre todo desde el punto de vista económico.

Pero resulta, que el viejo adagio que reza “más vale maña que fuerza” tiene muchísimo de real. Es súper más valioso el ingenio para obtener lo que necesitas que si tienes o no los recursos en si.

Porque pudieras en principio tenerlos y desperdiciarlos. O no saber como usarlos a tu favor. ¿Ves a lo que me refiero?

3. Mantener el plan y la buena vibra.  Procura hacer los proyectos ambiciosos en buena compañía. Imagínate que estás corriendo el maratón de Nueva York y hay un Coach a tu lado diciéndote: “¡No vas a llegar!” “¡Te ves cansado!” “¡No sigas!” ¿Crees llegarías a alguna parte?

También es bueno (Y en mi caso indispensable) tener a un colaborador tipo alarma o apuntador. Ese que sinceramente te dice cuándo estás demasiado lento. O que te de otra perspectiva de los obstáculos que te conseguirás.

Si lo haces en solitario, pues busca la manera de tener esa duplicidad dentro de ti, Aunque te digo, que cuando trabajas en equipo es mucho más divertido. Cuando te equivoques no te “des tan duro”, más bien…

4. Celebra cada pequeño resultado que obtengas. Porque no todo es “trabajo duro” . O dicho de otra manera, lo mejor que puedes hacer es disfrutar el camino. Y desde luego festejar tus micro logros. Hay personas que por temer un “mal augürio” no lo hacen público. Se respeta. Pero así sea solo o en petit comité compénsate con algo que te guste por lo que haces.

5. Da tus últimos toques. Y en verdad lo que debería decir aquí es que vayas viendo si tus resultados se parecen a lo que querías. Es muy válido que se cambie de idea, Pero que no sea porque no pudiste con una dificultad. 

Mejor porque estratégicamente te diste cuenta de que puedes incorporar o quitar cosas para tener así un mejor resultado. Y listo… Bienvenido a un proyecto más de tu vida cumplido en excelencia.

¿No te parece fácil? Desde luego que lo es. Los que solemos complicarnos somos nosotros mismos que le ponemos más peso a las cosas de las que tienen. O le buscamos la quinta pata al gato.

¿Qué proyecto nuevo quisieras emprender? ¿Me lo contarías? ¡Me encantaría ayudarte en esta metodología! Comenta o contàctame para apoyarte en el recorrido.

Anuncios

5 Replies to “La vida es tan fácil como una receta”

  1. Excelente es así, de acuerdo contigo: Resultado, Propósito y Motivación. Es lo que se necesita para entrar en acción. Por otro lado las viejitas de mi casa, cocinaba así, enfócate en el ese libro, es una idea espectacular. Mis madre se fue y nos quedamos sin saber cómo hacer su pollo frito, las hallacas, el arroz con pollo y así muchas recetas más. Hazlo será un buen legado para tu familia. Un beso

    Me gusta

  2. Gracias por tu comentario Marisol. Pues a la mía ya la tenemos es “más que pillada” en las recetas y todas las elaboraciones y truquitos. Lo que nos falta es sentarnos a organizar la información y ponerle seriedad y fecha al asunto. Por tu parte la idea sería reconstruir los sabores, que es un camino más laargo pero no necesariamente más difícil. Si se animan, yo me presto a eso. Un abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.