Insistir y persistir para emprender


Hace tan sólo un par de días, haciendo un favor para mi papá me vino la idea de lo importante de estas dos palabras para un emprendedor: Insistir y persistir.

Aquellos que hemos tenido claro que nuestra pasión hacia lo que nos gusta es justo lo que puede hacer la diferencia, vemos y disfrutamos nuestros logros . Te lo cuento para que comprendas la idea.

Se trataba de averiguar un trámite de inscripción de una empresa en determinado organismo. Luego de ir a la recepción principal estuve no menos de una hora subiendo diferentes pisos con una carpeta en la mano.

De pronto, al no hallar la información exacta de lo que tenía que hacer y a dónde dirigirme, me vino una sensación que posiblemente te es súper  familiar: Incomodidad y desorientación y una vocecita interna que te dice: ¿Qué haces aquí?  ¡No lo lograrás!

Tengo mi idea de negocios: ¿Estoy seguro de que quiero insistir?

Y tal vez la pregunta esté mal formulada, en principio. Lo crucial sería saber si te gusta lo suficiente para aguantar cualquier huracán.

No quiero ni asustarte, ni desanimarte.

Pero a veces pecamos de pensar o solo en los  caminos despejados o solo en los más complicados, dando como resultado el no insistir después del primer obstáculo. O peor, en ni siquiera intentarlo. Ambos pensamientos te llevarán a no lograr lo que quisiste en principio.

Vamos a buscar entonces el equilibrio. Esto es, pensar en  los posibles escenarios de los procesos: Pensar, por así decirlo, estratégicamente.

Insistir y persistir se parecen: Pero no son lo mismo.

Mira la imagen que encabeza este post.  Digamos que el reto es sacar ese candado de la reja y para eso te doy una cantidad de minutos. Para complicar la cosa, te digo los números pero no los giros (Hacia que lado se pone la combinación primero para poderlo abrir).  ¿Qué harías?

Sería demasiada suerte que a la primera logres abrirlo. Entonces deberás insistir en probar comenzar de diferentes formas. Luego y desde el principio debes estar mentalizado para persistir que es saber que vas a durar una cantidad de minutos (tantas como te indique) en el proceso. Una y otra vez.

Eso mismo es lo que define a un emprendedor. Saber dónde está parado. Y además, tomar al menos un papel y siempre decir:  Si esto no resulta, ¡Tengo un plan!

El as bajo la manga: El plan perfecto en 5 pasos.

De nuevo camina junto a mi en la escena inicial: Subiendo y bajando pisos con la carpeta en la mano. Y aquí vamos a triunfar. Pero devolvámonos a lo que debí hacer antes: Pero que no lo hice (al menos no  por completo) y por eso quiero que a ti te vaya mejor.

Una investigación previa ahorra tiempo.

Hoy en día casi todo está en internet. Sencillamente con buscar referencia del trámite que iba a hacer, posiblemente hubiese encontrado al menos la dirección exacta (piso y contacto o dependencia responsable) de a dónde debía dirigirme. Así yo calculo que me habría ahorrado unos 40 minutos.

Tu sonrisa es la mejor presentación.

Esto es fundamental, sobretodo si haces gestiones ante organismos públicos u oficiales. Si vas predispuesto, la negatividad va a hacerse presente y las barreras también. Se gentil, así no recibas la misma respuesta (con tu actitud distinta, es raro que recibas patadas). Alguien te apoyará a lograr lo que necesitas

Ten la paciencia de un santo.

¿No has escuchado esa expresión? Creo que se debe a que un Santo siempre está allí, le pongas o n una velita o flores. Espera que su “creyente” se acuerde de él,  ojalá para agradecer o una ocasión  distinta a una necesidad. Y aún así, cumple con la persona…. Si no lograras de primera el resultado, calma. Recuerda insistir y persistir. Puede que  tengas que invertir más tiempo de lo pensado (ese u otro día). Pero intenta ver que hubo un avance, un pequeño peldaño. Así no lograras solucionar o gestionar lo que debías.

Deja la puerta abierta, por si tienes que volver.

Si lo que falta para culminar la gestión es poco (una copia, timbre fiscal, hacer algo sencillo), es posible que puedas negociar buscarlo y volver de inmediato. Solicítalo sin problemas, de nuevo con mucha amabilidad y posiblemente lo logres, más sencillo de lo que crees.

Asegúrate de tener todos los datos para una próxima vez, si fuera el caso.

Tanto por si es una gestión repetitiva o por si debas volver en otra ocasión toma nota de quién fue la persona que al final te solucionó, el piso etc. También por si algún amigo emprendedor deba hacer o mismo y puedas orientarlo. Es el comienzo de relaciones que derivan en colaboraciones futuras de alguna otra cosa. Las personas que reciben un gesto así no suelen olvidarlo y es una manera de agradecer “al universo” que puedas apoyar a otro para que le vaya tan bien como te fue a ti.

¿Tendrías otra idea o tip que agregar? Siendo valiente, coméntame de las veces que te ahogaste en un vaso de agua y no pudiste zafar ese candado…

Ilustré esta actitud de “yo si puedo” con mi caso en particular. Pero créeme que va a pasarte en muchas situaciones. Y sea lo que quiera que vaya a venir. tu mejor plan es estar preparado para ello. Y entonces… Insistir y persistir.

Anuncios

6 Replies to “Insistir y persistir para emprender”

    1. Que bueno que te gustó y gracias por comentarlo. Es una vieja maña de los administradores sistematizarlo todo y verlo como un proceso. Ya me he acostumbrado a esos lindos lentes y procuro que sea útil también para los demás. Un abrazo

      Me gusta

  1. Insistir y persistir, dos palabras que en estos últimos días resuenan en mí. Como lo indicas la pasión por lo que se hace es la gratificación de sentirnos en armonía con nuestro ser, ese es el premio mayor. Lo que me muestras es el poder que tiene la observación y la previsión: que nos indica ¿Qué? antes de realizar cualquier actividad, primero investigar; que por cierto tenemos la mala costumbre de lanzarnos y ¡en el sitio vemos!, por lo general nos manejamos de esa forma. Así que Gracias por hacerme reflexionar y darme ese stop que necesito antes de actuar y realizar una actividad que se escapa de mi control, en este País mi País, que está lleno de sorpresas diarias, la esperanza es que existen personas como tú que apuestan a que el algún momento, la cosa tomara un rumbo más organizacional…. Éxitos y felicitaciones por este aporte tan magistral. Que con tu permiso, este anécdota será multiplicado… Besos

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias Marisol por tan maravilloso comentario. En efecto siento que los venezolanos somos muy “caribe” y eso nos sirve para muchas cosas… Para otras no tanto.
      Como sabemos el tiempo es un recurso valioso que hay que cuidar. Y si podemos mediante nuestras acciones tomar provecho de él, mucho mejor. Los permisos los tienes todos. Un abrazo grande.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.